© M A R T I N S A M P E D R O
logo

Bajo la piel

Bajo la piel

Los Latentes de Martin Sampedro están desprovistos de ese tinte trágico porque lo que radiografía no son cuerpos reales sino imaginados, sublimados por el deseo. Sampedro remenda el cordón umbilical entre los albores de la fotografía (la imagen latente como principio de la foto analógica) y las técnicas digitales y holográficas más punteras, sirviéndose del concepto de latencia como sustrato mental. Anatomías esculturales escaneadas por nuestra libido, copulando, practicando el cunnilingus, reflejándose en espejos cóncavos, deformantes, fotografiándose a sí mismos en un mise en abyme en el que memoria y deseo, virtualidad y carnalidad, se encabalgan. Como espectadores proyectamos nuestros impulsos en esos flashes de conciencia no revelada. Podemos elegir entre conservar esa latencia, estatus fantasmático, alucinado y onanista, o romper el hechizo positivando la imagen con nuestro smartphone.

Artículo completo en Le Bastart

--